3 de septiembre de 2010

Alucina, vecina: esposas sumisas.



¡Cielos! ¡¿Es cierto lo que ven mis ojos?!
¿De qué Dios están hablando? (Yo estaba convencido de que Dios era feminista...).
¿Y qué me decís de esta "literatura" inglesa?
Desde luego, la inspiradora de este movimiento en auge es la autora de este libro.
¿Salvar un matrimonio a toda costa recurriendo a la sumisión ciega?
Ni yo, siendo matriarcal, lo aceptaría...

(Si os interesa el resto del programa, está aquí)

¡Pero aquí estoy yo para defender el modelo opuesto!
¡Voy a tener que escribir un libro, ya!

De hecho, plagiando su libro e intercambiando las palabras "esposa" por "marido", ya está escrita mi obra magna: "Maridos obedientes".
:)

12 comentarios:

+Mei+ dijo...

Que horror! La mujer parece zombificada, necesita despertar Que clase de abogado puede ser uno k en vez de mujer tiene una esclava y piensa que eso debe ser así? No hablemos ya del tipo de persona...A que secta pertenecen? ¿De que programa de Cuatro lo has sacado?
En cuanto a la literatura...mire si era un libro de hace unos cuantos siglos pero no...América, así va

Jordi dijo...

Hola Mei,

Puedes ver el resto del programa aquí:

http://www.cuatro.com/gente-extraordinaria/programas/mujeres-obedientes/

(Picando en la pestaña de "vídeos")

No sé si son una secta, pero sí un movimiento llamado "surrendered wives". Creo que inspiradas por el libro de una escritora americana.

Increíble, yo tampoco podía dar crédito.

¡Saludos!

Jordi dijo...

Perdón, la pestaña vídeos te redirige a otra sección. Están en la barra derecha, "videos de este reportaje".

Jordi dijo...

La inspiradora de esta filosofía es Laura Doyle:

http://www.surrenderedwife.com/

hiniare dijo...

¿QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE??????
Jordi, siempre encuentras las cosas más provocativas :). Lo primero que pensé es cómo el pensamiento más retrógrado y cavernícola, encuentra un estupendo eco en las nuevas tecnologías: internet, reportajes televisivos de perfecta factura, y libros a medida.

Sí, es el típico pensamiento conservador americano, que toma la Biblia al pie de la letra y encuentra mandatos de Dios en las costumbres sociales de las tribus hebreas de hace 3.000 años.

No puedo ni imaginar la cantidad de abusos y maltratos que esconderán esas familias de "esposas rendidas". No dejemos de luchar con educación y justicia contra esos energúmenos.

Nada de depresión post-vacacional, Jordi, hay que seguir en la brecha.
Nos vemos,
h.

Jordi dijo...

¡Gracias Hiniare!
Ya ves, a esas mujeres, tan "cristianas" ellas, nadie les ha dicho que están casadas con el mismísimo diablo, o con un talibán disfrazado de cristiano. Esos maridos tienen tanto de cristiano como los altos jerarcas católicos, es decir, nada de nada.

Yo creía que Jesús vino a dar ejemplo a los hombres para que estuvieran más dispuestos a servir que a ser servidos. ¿Eso no lo enseñan ya en las parroquias?

Alguien tendría que poner a esos maridos aprovechados en su lugar, empezando por sus esposas.
El servicio en libertad es una virtud valiosa, pero no la sumisión, nunca. A mí me encanta servir, pero no estar sometido.

¿Por qué no les abandonan y se van a vivir todas juntas? Con las ganas de trabajar que tienen, seguro que hacen algo grande. Por ejemplo, refundar un matriarcado... :)

Te amo, espíritu mío dijo...

La formidable virtud del reino Estadounidense radica en su disposición hacia la diversidad, existiendo en su seno la multiplicidad de facto: la libertad para ser una esposa sumisa y seguir a Laura Doyle, la libertad para ser una mujer soltera, la libertad para instalarse en un convento y realizar voto de castidad permanente, la libertad para dedicarse a tener varios amantes a la vez, la libertad para ser travesti, la libertad para ser una esposa sana y autónoma, etc. Cada quien es responsable de sus decisiones y de su vida, de lo que juzgue a bien, porque son la experiencia y los errores los que enseñan y forjan el profundo sentido interior del espíritu, despertándolo. Y esto es facilitado por la ausencia de cualquier modalidad de coacción externa que pueda obstaculizar ese desarrollo libre, esa emancipación interior. De ahí que sea necesario defender nuestra libertad hasta la muerte, nuestra libertad de obrar desde nuestro sentido interior, así nos equivoquemos, puesto que en los errores destella el espíritu que conduce al camino: la vida es larga, el camino infinito. Por ese motivo es necesario liberarnos de las imposiciones externas coactivas, de la intromisión del Estado, corporaciones u otra serie de colectividades humanas en aquello que no les compete y que corresponde a nosotros. Por esa razón el capitalismo liberal laissez faire me parece la mejor opción, muy acorde a los dictados libertarios de Lao-Tsé por medio del Tao.

Si Laura Doyle hubiese reemplazado el termino “marido” por el de “la persona que Sofía ama perdidamente”, le hubiese dado toda la razón. Sin embargo, no se la doy por aplicar el término incorrecto.

El marido del video no parece amar a su esposa como debería hacerlo, y unirse por medio del sacramento del matrimonio cuando no se ama verdaderamente es pecado. Pienso que el crucial problema no radica en aquella mujer, sino en aquel hombre, que no ama y no cumple para con sus deberes matrimoniales como debería.

¡Saludos!

Jordi dijo...

Sofía, comparto plenamente tu juicio sobre esos maridos. Les queda algo lejos conocer la auténtica naturaleza del amor, y no parecen querer aprender de sus abnegadas esposas.

Lo de que el "capitalismo liberal laissez faire" te parezca la mejor opción... me ha sorprendido. No veo a Lao-Tse como un capitalista. Ya lo discutiremos en otra ocasión, en algo debíamos discrepar, ¿no?
Aunque no temas, tampoco soy comunista. ;)

Saludos.

hiniare dijo...

Espíritu,
Habrás oído eso de que la libertad de cada uno acaba donde empieza la del otro. Por eso no somos libres de matar a los demás ni de esclavizarlos. Para ser verdaderamente libre se han de tener educación e información, y se ha de tener verdadera libertad de elegir, y dudo mucho que estas mujeres hayan tenido nada de eso. Dicen "la sumisión es libertad", y NO es cierto. La esclavitud NO es libertad, la violencia NO es amor, la dictadura NO es democracia. La avaricia despiadada y egoísta NO es civilización.
Ya está bien de manipular las palabras, hay que llamar a las cosas por su nombre, y la clase de sociedad que practica esta gente es antisocial.

Jordi, veo que vienes de vacaciones con ideas muy revolucionadas :)) Lo peor de los esclavos es que no saben que no son libres :(

Jordi dijo...

¿Yo, ideas revolucionadas? ¿A qué te refieres, Hiniare?

hiniare dijo...

En el anterior post te querías ir a una aldea matriarcal en el Pirineo o a un monasterio con una abadesa enrollada, y en este propones escribir “Maridos obedientes” y que las esposas oprimidas den la patada a los maridos y se vayan juntas a fundar el matriarcado. ¿O es que todavía te afecta el calor de septiembre?

En serio, si no fuera por esas salidas, sería muy difícil tragar noticias como esta.
Un beso,
h,

SHAKTI dijo...

Yo prefiero un libro llamado "maridos amorosos y profundos", eso si que sería una revolución. Jajajaja